WORKING MINDS TIRED BODIES

sábado, 24 de enero de 2015


Mi mente normalmente va por delante de mi cuerpo; ella es la líder, la jefa absoluta; mi cuerpo va detrás, rezagado y sudoroso porque no le sigue el ritmo. Le dice ¿y si paramos un poco?, y ella no, no ¡ya lo tengo¡ sigue, sigue; no hay manera contigo; y mira que te cuido, te alimento bien y nada. Mi cuerpo le mira asustado y le  dice: ¡ miedo me da cuando empieces con el yoga acrobático¡

Mi mente va cortando la maleza, abriendo surcos para poder plantar; corta y labra a una velocidad de vértigo; y mi cuerpo se cansa con sólo mirarla; mi mente ve las lechugas en su máximo esplendor, y mientras, mi cuerpo, sólo piensa la de trabajo que dará recoger después ese verde exuberante.

Así no hay manera, alguna tendrá que ceder, porque aunque las dos lleven el mismo corte de pelo, aunque las ponga en el mismo paisaje; si no van a la par no funcionan. La espabilada mente debería detenerse, ser generosa y esperar a que el cuerpo llegue a recuperarse; sentarse juntas, parar para comer y hablarlo un poco, respirar tranquilas y, después de un rato, volverse a poner manos a la obra, las dos a la par.

Yo lo veo casi imposible, lo intento, hablo con ellas, pero últimamente no se llevan bien, mi mente llama a mi cuerpo torpe y él, a su vez, llama a mi mente sabionda; están peleadas y condenadas a compartir el huerto de lechugas, miedo me da cuando nos toque vendimia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  © Blogger templates Newspaper by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP