GISELE BUNDCHEN HABLA KAKHI

martes, 10 de febrero de 2015



Alguien me dijo una vez que el color camel hace rico; vamos, que cuando vistes de camel vas hablando de fortuna, llevas encima una apariencia de solvencia y patrimonio.
-"Puede ser"-,  le contesté a ese alguien; imaginé un camel acomodado con esclavas de oro en cada muñeca, añadí más camel en camaieux de beiges consiguiendo así un parloteo máximo de riqueza "último grito", que las camel de toda la vida, son muy fans y lo van cantando.

Yo soy anticamel y sus derivados; no me preguntéis porqué, a mi me da antes por el negro frugal, sobrio y contenido que por el camel de la abundancia. Y si, también soy muy fan.

Sin pronunciar palabra hablamos con lo que vestimos, adrede o sin darnos cuenta, nos guarecemos detrás de un color y dejamos que hable por nosotros; parece ser que las de negro somos sobrias y las del camel ricas. Y, oye, tan amigas.

A Gisele le cambian el color en cada editorial, y dejan que hable por los codos de kakhi en el Vogue UK






Read more...

INTERVIEW HEART

jueves, 5 de febrero de 2015



Llevar el corazón en cabestrillo después de hacerle unas cuantas preguntas suele ser habitual.

Entrevistarlo de manera amable es sencillo; pero cuando las preguntas del cuestionario están más preparadas; si son de esas que se nota que han leído tu vida y trayectoria anterior,  preguntan y preguntan lo que tú mismo no te atreves a responder.
Entonces, usas trucos, mentiras piadosas, gestos y tonos de voz que confunden al interlocutor, que no es otro que tú , y te da por el patchwork de ideas, igual que el de tu vestido, unes mentiras a los cuadros y mezclas excusas con rayas; te equipas a conciencia . Se monta un outfit absurdo que no te conduce a nada, y ni siquiera te favorece.

A la pregunta de "¿cómo tuviste la brillante idea de anudarte el abrigo para inmovilizar tu brazo derecho?"; tu contestas: "era la única forma de retener mi corazón, de impedir que salga disparado y se desboque, mi brazo lo abraza y consigue que se calme".


Read more...

KILL ME GISELE BUNDCHEN

viernes, 30 de enero de 2015



Hoy me han pedido que me hiciera la muerta, que estuviera callada. No he podido.
Hacerse la muerta no es tarea fácil, solo hay que probar; cerrar los ojos, morir de mentira.

En casi una hora no he podido disimular la vida; sobre todo porque mi corazón últimamente está inquieto y sonoro, va a ritmo de Disco inferno, revela mi escondite secreto, a mi me pillan haciéndome la muerta en cualquier tiroteo. 

He resucitado tres veces, tres veces viva y coleando, sin ser capaz de simular que descansaba en paz. 

Morir de mentira durante un buen rato ha sido imposible; y más doloroso que si hubiera muerto de verdad, fulminada por los disparos de la Bundchen desde Vogue Paris . Bang, Bang¡

Hazte la muerta.

Read more...

WORKING MINDS TIRED BODIES

sábado, 24 de enero de 2015


Mi mente normalmente va por delante de mi cuerpo; ella es la líder, la jefa absoluta; mi cuerpo va detrás, rezagado y sudoroso porque no le sigue el ritmo. Le dice ¿y si paramos un poco?, y ella no, no ¡ya lo tengo¡ sigue, sigue; no hay manera contigo; y mira que te cuido, te alimento bien y nada. Mi cuerpo le mira asustado y le  dice: ¡ miedo me da cuando empieces con el yoga acrobático¡

Mi mente va cortando la maleza, abriendo surcos para poder plantar; corta y labra a una velocidad de vértigo; y mi cuerpo se cansa con sólo mirarla; mi mente ve las lechugas en su máximo esplendor, y mientras, mi cuerpo, sólo piensa la de trabajo que dará recoger después ese verde exuberante.

Así no hay manera, alguna tendrá que ceder, porque aunque las dos lleven el mismo corte de pelo, aunque las ponga en el mismo paisaje; si no van a la par no funcionan. La espabilada mente debería detenerse, ser generosa y esperar a que el cuerpo llegue a recuperarse; sentarse juntas, parar para comer y hablarlo un poco, respirar tranquilas y, después de un rato, volverse a poner manos a la obra, las dos a la par.

Yo lo veo casi imposible, lo intento, hablo con ellas, pero últimamente no se llevan bien, mi mente llama a mi cuerpo torpe y él, a su vez, llama a mi mente sabionda; están peleadas y condenadas a compartir el huerto de lechugas, miedo me da cuando nos toque vendimia.

Read more...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  © Blogger templates Newspaper by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP