COMPARTIR A MIUCCIA

sábado, 2 de mayo de 2015


Creo yo que compartir es el futuro, colaborar con los que nos son afines y nos sacan la mejor de las sonrisas: lo mejor de nosotros.
Simultanear tecnología con artesanía, pulsar teclas y meter las manos, crear con pulcritud y mancharse los dedos de tinta, y, si se puede, de paso mojarse. Opinar al intervenir, repartir el talento que se nos ha concedido, si... ayudar, y pedir ayuda cuando sea necesario.
Dividirnos generosamente y dejar de ser individuales al creernos únicos; comunicarnos con palabras, sin móvil, ¡a ver si podemos¡
Compartir piso, coche y hasta zapatos; que sí, que estamos muy bien solos un poquito asalvajados, y nos creemos dueños y señores de nuestro espacio, nuestra vida y nuestra salud; pero...
Buscamos amplitud, silencio, desiertos que nos hacen perder el norte y mares, tan lejanos y profundos, que acaban ahogándonos. ¡Tampoco¡

El otro día, tuve una reunión con un amigo en una plaza; era el centro de una tarde que animaba a la manga corta; algo que nos parecía iba a ir rápido pero, que de tan a gusto que estábamos, se alargó hasta un fresco nocturno. Mi amigo empezó a tener frío; yo le dije: "ponte mi jersey, te quedará bien", dudó por educación, pero al final se lo puso; animado dijo: ¡pero si es de hombre¡ Yo pensé: es de los dos y a a ti te ha protegido del frío. Talla y sonrisa coincidente.

Miuccia también reparte y comparte, y quizás piensa en armarios colectivos, en zapateros repletos de experiencias puestas en común, caminos recorridos, paseos por venir; Miuccia cree en el divide y vencerás; intenta con mi jersey, pruébate mis zapatos; ¿ te animas a que con el animal print de mi abrigo te forre la capucha?; mañana salgo yo con ella; si quieres te llevo las gafas en el bolso y tú me dejas tu hombro, me cuentas que te pasó ayer; estabas tan guapo de negro, y yo tan mona con tus calcetines.

Muccia Prada menudo Pre-Fall 2015... para compartir¡

Read more...

GAFAS PARA NO VER

martes, 21 de abril de 2015



No querer ver lo que tienes delante es, en general, muy común. Preferimos ver borroso o, directamente, no ver. Nos construimos unas gafas con las manos y así, aún vemos menos.
Reconocer la propia ceguera no es fácil, el no lo veo nada claro, antes de lanzarse al vacío de las gafas sin cristal; esas que uno se pone por moda coqueta, para que te vean; no para ver.

Te dicen ¿ pero no lo ves? ¿ no te das cuenta? y tú, mientras tanto, limpiando el cristal del "si pero estoy tan bien así, sin ver".

Read more...

MIUCCIA PRADA LIKES MISTAKES

martes, 31 de marzo de 2015



Hoy me he pintado los labios de rojo y he estrenado unas sandalias que Miuccia ha bendecido previamente diciéndome, no te equivocaste, desde el primer día supiste que eran perfectas. Las elegí rápido, un vistazo invernal paseando por la tienda, impecables, justas , como hechas para mi.
Hoy he comprobado que no me engañó esa ojeada de invierno; al observar las infinitas posibilidades antes de decidirme, yo lo tenía claro. Serían esas.

Sobre mi mesa no es tan fácil, hay miles de versiones de mi misma en forma de corazón, hay ideas antiguas, actuales, las que compuse ayer y lo que imagino para lo próximo. Elegir una de todas las opciones me da vértigo, cerrar lo inacabado y hacer  algo con ello me hace dudar, no es fácil; sobre todo porque tiendo a pensar que voy a equivocarme. Aunque después salga bien, creo que no dejo que los errores sucedan.

En el desfile de invierno de Prada aparece un abrigo de cuadros, algo extraño porque no tiene que ver con la colección, nadie del equipo quería incluirlo, pero ella se empeñó en que ahí debía estar, porque aunque pareciera un error, era el punto de atracción que haría destacar al resto, demasiado monótono en su opinión. A Miuccia los errores le gustan.

Delia busca ese abrigo, disfruta de ese error.


Read more...

DOS EN UNA

miércoles, 11 de marzo de 2015



Creo que todos tenemos un doble; no de esos que te encuentras por la calle y te asustas, porque ves a otro igual que tú, a mi esa la casualidad siempre me ha parecido muy de fenómenos extraños.

Ese doble que nos sorprende y nos asusta al mismo tiempo, lo llevamos al lado, adentro y a veces hay que prestarle el abrigo porque sin venir a cuento se adormila y quiere tirar de ti  para que le acompañes en su cabezada, y tu; siempre alerta, despierta, segura y jefa; le dejas el abrigo, le sujetas la cabeza y le dices, cinco minutos doble, pero después, espabila.

Read more...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  © Blogger templates Newspaper by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP