CAFE PARA PENSAR

martes, 15 de diciembre de 2009



Mi momento alimento preferido es el desayuno. Me encanta desayunar sola o acompañada , en mi cocina o en el bar , y siempre con café. En mi casa sigue habiendo cafetera de filtro grande , aunque sólo seamos dos , esas cafeteras donde el café parece la fuente de la energía , de la inspiración , del ponerse en marcha.
Cuando trabajaba en moda las mejores reuniones se hacían alrededor de la máquina de café.  Era el punto de encuentro de todos los departamentos ; allí se mezclaban los últimos cotilleos con el azúcar y los vasitos de plástico.Recuerdo que había una extraña prohibición : los que "no pensaban" no podían tomar café. Es decir ; todo lo que no era diseño , comercial o contabilidad tenía prohibido activar su cerebro con unas dosis de cafeína. Esas personas eran las que estaban en el taller cosiendo, planchando y haciendo patrones. Una opción lógica y comprensible hubiera sido que el café manchaba las prendas pero no....se consideraba el café privilegio de los pensantes.
Llegamos a imaginar que aquellas virtuosas de la aguja y de las máquinas de coser eran androides a los que el encargado de mantenimiento engrasaba por la noche mientras les recargaba las baterías y volvía a ponerlas en sus puestos antes de que llegáramos por la mañana.
También llegue a creer que la culpa de que no dejara de darle vueltas a las cosas era del café , pensaba y pensaba que el café era imprescindible para hacer una colección increíble ; porque el café allí era el premio a los que pensábamos.
Un día se estropeo la máquina y hubo que organizar expediciones al bar. Algunos intentaron dejarlo pero pensaban menos , bajaban el ritmo y fueron expulsados del reino de los pensantes.Yo abandoné aquel reino y hoy, desayunando con una taza de café , pienso que  poder tomar café allí no fue un placer ni un privilegio , sino una excusa para no pensar  en lo que era verdaderamente importante : que no existen normas ni rangos en lo que a pensar se refiere.
A veces pienso sola , otras con leche pero siempre sin azúcar. Y que alguien se atreva a impedírmelo .

51 comentarios:

Paola dijo...

A veces algunas grandes ideas llegan por casualidad, pero un cafetito siempre hace todo más dulce.

Un besito enorme!

Anónimo dijo...

Siempre me acuerdo de cuando me contabas lo del café para los que piensan y que te daban ganas de pasarte al te para dejar de pensar¡Y también acuérdate que hacías contrabando con los androides sacándoles el café de la maquina.¡Que risa¡
¡Con lo que nos gusta un cafecito a nosotras¡¡Di que si¡
Mil besos cariño,eres única.

SOFIA

Sandra dijo...

Mmmm! Me encanta el café! A mí también me encanta el desayuno, no lo perdono, un café con unas tostadas con mantequilla y mermelada..mmm..así sí que se empieza un buen día. Y es para todos, claro, no solo para los pensantes...Bss guapa!!

Noe_Sev dijo...

Pues cielo, me alegra que abandonaras ese reino creado por y para regocijo de la “clase pensante” y mi más sincera enhorabuena por haberte dado cuenta que por suerte, la capacidad de pensar es una cualidad humana que nos iguala a todos, tengamos la clase social, laboral, académica… que tengamos. Muchas veces excluimos a quienes consideramos inferiores para así reafirmarnos y sentirnos importantes, cuando realmente cuanto más grande e importante se es, menos falta hace dejar constancia de ello y marcar diferencias.
Un beso enorme y como siempre, enganchada me quedo cuando te leo.

Madame Bovary dijo...

ainsss!
hoy he dicho a un compañero que tengo que aprender a tomar café, me tengo que hacer mayor, pero me pongo tan nerviosa, tengo unas taquicaridas...
y lo peor, tiene un efecto laxante devastador!!!!
conclusión, seguriemos con leche con nesquik, me invitas a desayunar????
un muxu enorme

Patricia dijo...

Para el mí el desayuno es la mejor comida del día... y no siempre pido café!! Así que muchas veces me lo tomo para estar en el grupo de cabezas pensantes del trabajo y no en el otro! Me alegro que finalmente te dieras y me ha encantado la reflexión “tomar café allí no fue un placer ni un privilegio, si no una excusa para no pensar en lo que era verdaderamente importante”.
Como siempre un post genial!!!

Un beso,
Patricia

Laetitia´s Comptoir dijo...

Acostumbro a desayunar en la cafetería de debajo de mi casa...la misma gente a la misma hora; el mismo periódico en manos de las mismas personas...parece el día de la marmota pero a mí me encanta; nos conocemos todos!
El mejor desayuno es el de los domingos...como lo adoro!

♥ ASIESLAMODA dijo...

piensa en escribir un libro!tendria un exitooo!
:)
m autocastigo llevo dias sin pasar
mua

FASHIÓN (con acento) dijo...

Buena reflexión! Las mejores empresas son aquellas dónde los rangos ni se notan... En sólo trabajo en equipo de verdad!

Yo no soy nada de desayunos... y aunque el café me encante, adoro el té! Y me resulta imprescindible para cualquier esfuerzo físico o intelectual.

Besos Delia,
xx

Carla dijo...

No me gusta el café, ni los rangos, ni los privilegios.

Me gusta desayunar sola y pensar, pero en lo que a mí me apetezca.

Me gusta tu blog, siempre reflexivo.

Un beso.

Tina dijo...

La cafeina como elixir de la creatividad... No está mal como concepto, aunque cualquiera debería encontrar su propio elixir sin atender a rango laboral ni condición.

Bonito texto!

Besos desde Kill the Heel!

Teresa dijo...

las ideas nacen cuando menos las piensas...a mi no me gusta el café y me da mucha envidia ver a la gente calentita tomando un cafe y "pensando"

lajoyadelacorona dijo...

La verdad es que grandes cosas (y no por su importancia) suceden en torno al café, yo voy a contracorriente como de costumbre y no me gusta nada el café!

Besos!

MARIO dijo...

Yo es que soy más de polvo de cacao...dW!

Karen dijo...

Una entrada genial como siempre ;)
Mi hora preferida es el desayuno aunque prefiero una taza de té de canela con leche antes que el café, ya que si no paro de darle vueltas a las cosas sin una gota de cafeína no quiero saber lo que haría con una taza!

Muchísimas gracias por tu e-mail.

Besos..

Anónimo dijo...

Me encanta el olor a café, pero nada su sabor. Me pasa como a tí el desayuno es la comida que más disfruto. Yo hace muchos años también trabajé en una empresa que solo permitía tomar café a las personas con un cierto rango, todavía sigo sintiendo vergüenza ajena por permitir que algo así sucediera. Como siempre Delia que bien escribes niña!!!

Besos

Tote

Dany dijo...

estaba esperando tu post con impaciencia!!! para mi lo mejor es tomar un buen expreso leindo tu blog! yo tambien pienso que tendrias que escrbir un libro!
un beso!
Dany

O'Style dijo...

A mí me encanta el café pero sólo lo tomo en el desayuno. El resto del día tomo té que también me gusta muchísimo. Respecto a tu comentario me ha gustado mucho también. Yo sinceramente eso del rango aún no lo acabo de entender. Creo que a todas las personas hay que tratarlas con respeto y educación. Uno nunca debe creerse que es más o mejor.

mwwas

Cris dijo...

Muchas veces, rituales insignificantes se convierten en costumbres muy arraigadas y que marcan "la diferencia".
Necesitar algo "para pensar" es una forma bastante precaria de pensar...Y lo digo con conocimiento de causa, yo necesitaba fumarme un cigarrito para pensar...(y para hacer muchas otras cosas, como esperar, concentrarme, tranquilizarme, descansar, pasear...)

Bss!!!

Cool Life dijo...

Yo soy más de té.
A lo mejor pertenezco al grupo de los no pensantes, quién sabe....
Yo también me habría aliado con el grupo marginado.

Es un placer leerte, como siempre.
Te echaba de menos por la blogosfera.

Espero que tu hombro vaya mejor, para que lo lleves de Fiesta estas Navidades!!
Besos :)

Anónimo dijo...

Niña, ya sabes que contigo siempre me tomaría un cafetito "de esos que sientan tan bien a estas horas..."
mil besos y genial el post,como siempre xxxx

TATO

Rafael Casanova - Fashion Workshop dijo...

He vivido una situación similar en una de las empresas de moda en las que he trabajado. Al principio, pedíamos los cafés a una cafetería próxima, siempre a las 12 y, con el tiempo, pasamos a comprar una cafetera de monodosis y todos sus complementos. Hacíamos el café casi a escondidas para que el personal de taller no percibiese que "perdíamos" el tiempo dedicados a la preparación de la bebida milagrosa. En el taller el tiempo es oro, fuera de él, es relativo. Yo cogía el café y volvía a mi ordenador a seguir con mis cosas.

Un día, me apiadé de esas pobres maquinas de confeccionar y decidí que sería una buena idea, generaría un buen ambiente, dejarles unos minutos para tomar el café, en grupos reducidos y en una zona habilitada sin telas ni nada "manchable". La dirección aceptó la propuesta y sucedió lo peor. Aquello se transformó en un gallinero, un ir y venir de mujeres jóvenes y no tan jóvenes con risas alocadas y cotilleos que pasaban de la hija de la Esteban a la compañera de la máquina de al lado. Estaban media hora antes de ir y media hora al volver enfervorecidas, como niños antes y después del recreo. La dirección decidió restringir los cafés y las costureras se frustraron.

Las mentes creativas funcionan de forma totalmente diferente a las operativas. El café, y el pequeño intercambio de información que se produce durante el mismo, es un mero paréntesis para refrescar las ideas, o un recurso en espera de que acuda la iluminación, como quien pasea en círculos por el despacho. Una no es mejor que la otra, simplemente son diferentes. Cada cual cumple su función.

Yo adoro el café, no porque me ayude a pensar, simplemente por su sabor. Mis momentos más lucidos me sobrevienen en la cama, con la luz apagada, antes de dormir. Cuando no tengo que prestar atención a nada más todo se entrelaza y ¡zas! Milagro.

crisús dijo...

Hola Delia:

Mira tu café me ha hecho pensar…
El café no como bebida sino como “elemento social” y excusa para relacionarnos, desde quedar para tomar un café y desahogarnos con nuestro amig@-sicolog@, tomar un café antes de una agotadora jornada de compras, tomar un café bien calentito en una mesa camilla viendo como llueve fuera, tomar un café con un futuro amig@, tomar el primer café de la mañana muy bien acompañada y encima que te lo preparen y te esperen con impaciencia…quedar para tomar café por la sencilla costumbre de charlar con alguien, tomar un café sola en la mesa de un bonita cafetería viendo el mundo pasar…en fin hacemos mil cosas alrededor de una taza de café.

Me ha gustado tu café para pensar… pero en este momento me estoy tomando un enorme taza de té de navidad. Un beso Cristina.

BEAUTYVICTIM dijo...

Cuando hacía COU (allá, en la prehistoria) me quedaba estudiando todos los días hasta las 3 am porque si no, no había forma de aprobar. El café se convirtió en mi aliado, claro. Me inventaba mil variedades para no aburrirme del sabor. Desde entonces, mi preferido es con un trozo de cáscara de naranja, una ramita de canela, una pizca de azúcar moreno y una nube de leche. ¡Riquísimo! Y sí, me ayudaba a pensar, aunque pensar no me ayudaba a aprobar.
Un besazo, guapa. Tu entrada tan estupenda como siempre. Nos tienes mal acostumbrados.

Inma

isabel dijo...

Hola Delia. Ya tenía ganas de leerte.
Estoy pensando que me encanta como terminaste pensando. Pero a la vez pienso que el pensamiento de Rafael no está tan mal pensado. Yo, el café muy cargado y con bien de azúcar. Y la de cosas que pienso mientras me lo tomo.
Estoy de sorteo porque he abierto un nuevo blog con un outlet y me encantaría que participases y me comentaras que te parece mi nueva apuesta.
Besos desde Estella.

shoptimista dijo...

El desayuno tb es mi comida favorita, es sagrado y todo su ritual me encanta, pero yo no soy de café...lo mío es la leche, eso sí, de vez en cuando tomo uno con leche condensada que me vuelve loca...
La verdad es que no existen rangos en muchos más aspectos de los que pensamos, estamos tan clasificados que olvidamos lo verdaderamente importante.

besos

www.sourbansochic.blogspot.com dijo...

que chula tu historia!!la foto es preciosa como todas tus fotos!!!yo soy tetera...y encima he dejado de fumar asi k el café no lo quiero ni oler....porque me apetece fumar!!!
besitos bombón

Gilda dijo...

Como siempre genial. Yo no soy mucho de cafe, a mi me va el colacao ;)

Kisses

PD: En el blog estamos de cumple-sorteo pásate y participa.

rocco dijo...

Adoro el cafe, no hay dia que no pase sin mis tazas de cafe...tomo muchas, es tan delicioso con su aroma igual me siento algo adicto a la cafeina pero en fin,
saludos

Garcia Madrid dijo...

encanta de que me sigas, acabo de hacerlo mismo. ;)
besos y esta tarde me pongo a chequear tu blog un ratito

cloe dijo...

Mi comida favorita es el desayuno también, y en gran parte gracias al café.. Me gusta su olor, su sabor, el tomarlo sola o con alguien, donde sea..
Y es para todo el mundo, nada de rangos, el único es te gusta o no.
besos

Sita Bamboo dijo...

Es raro el día que no me levanto de buen humor, por eso el desayuno siempre es mi mejor momento. Me encanta desayunar con el olor a café recién hecho... y es que al igual que tú, Sita Bamboo es una mujer con aroma de café. Me ha encantado tu post. Un besote

Ada dijo...

El café: divino tesoro.
Mi más sincera enhorabuena por evolucionar de la manera que explicas y, sobre todo, por el contrabando que hacías para "aquellas virtuosas de la aguja" como tú las llamas,porque si pensar cuesta, lo demás, también.
Con esta historia, además de demostrar que escribes fenomenal una vez más y que hacía varios días que noté tu falta, tengo la certeza absoluta, que eres una buena persona.
Un beso enorme

miri chic style dijo...

me ha encantado q bien escribes madremia! estoy de acuerdo con asieslamoda ( mi tocaya y socia ejej) q deberias de hacer un libro!

q seriamos nosotros sin los cafes... yo me moriria sin mi cafe y mis charlas con mis amigas! es mi momento feliz!!!!!!

ahshi dijo...

Qué cuento más bonito, la última frase suena muy poética. Aunque siento cierta lástima por las que cosen y planchan, pobres, como les dé por desactivar el sistema del pensamiento y cosan las costuras al revés...

Un besito! ;)

Álvaro dijo...

pienso igual q tu!

q viva el desayuno

;)

GlamDistrict dijo...

MAdre mía! A qué "cabeza pensante" se le ocurrió eso de que unos podían tomar café y otros no? En fin, yo soy una adicta al café, no puedo pasar sin él por las mañanas, siempre con leche y sin azúcar. Un beso!
PD. Qué bonitas quedaron mis uñas en rojo! ;)

Cris M. dijo...

Yo lo tomo con leche desnatada, muy corto y sin azúcar, pero nunca en el desayuno...

Faugourg St Honore dijo...

me gusta mucho como escribes

Un beso

Lila Ortega dijo...

como siempre, mi querida recien llegada, tus reflexiones, las imagenes y toda la inteligencia que respiran tus post me reconfortan (esoty con la gripe!) asi que he tenido un momento siempre añorado para pasar a inspirarme con la belleza de tus palabras y tus imagenes. Gracias guapisima

Pau dijo...

Hola Delia,
Tomar un café contigo me gustaría como deseo para 2010.
XXX preciosa

Beth Février dijo...

Que bueno, el café empieza conmigo el día y por supuesto es participe de grandes cosas!

Me encanta como escribes!

Muah

www.bethfevrer.com

A TRENDY LIFE dijo...

Ummm, yo te aseguro que no tomo café y que alguna idea buena, debo tener!
No obstante, me ha encantado tu post!!! y te agrego ya a mi blogroll, que no te tenía! ;)
Un bso y buen finde!!!

the healthy ghost dijo...

Yo también pienso con el té verde, al menos es más saludable.
Un beso.

Tina dijo...

Hola! Te he mandado un mensaje al mail de contacto en referencia al broche ATina.

Un abrazo!

preetandpoor dijo...

la verdad sk las mañanas a mi me encantan! aunke bueno si puede ser un poquito tarde tp pasa nada xD para mi significan que el día comienza y que tienes todo el día por delante para hacer (lo que tengas que hacer) y tb porque no lo que te apetezca. Un bsito^^

Cool Life dijo...

Rojo y Oro para estas Fiestas!!
Tus uñas estarán divinas, lucirán el trinity como mereces.

FELIZ NAVIDAD!!

Besos :)

art-isima dijo...

El mundo de la moda debe ser bastante frívolo.
De algún modo creo que Rafael tiene razón en que para los creativos es positivo el cambio de información, xq parece que las ideas salten de una cabeza a otra.

la parisina dijo...

jajaja, tu post me ha encantado, como siempre :) a mi el hecho de tomar café me resulta reconfortante, es solo una especie de ritual que me ayuda en determinados momentos, luego a penas bebo unos sorbitos porque de hecho el café no me suele sentar bien, pero el aroma y el calor ya han hecho su efecto :))
besos!

moda capital dijo...

Pues yo soy de las tuyas, amo el cafè, lo primero que hago cuando me levanto es servirme una taza de delicioso cafè negro sin azùcar ( dejo programada la cafetera en la noche anterior)ademàs me gusta que estè caliente màs bien hirviendo! me muero sin cafè.... salud!


besitos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

  © Blogger templates Newspaper by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP